miércoles, 23 de noviembre de 2011

moco eréctil

Hace unos días me encontraba hablando conmigo misma, como acostumbro cada vez más gracias a la soledad. Yo, la muy ñoña anticuada, me dije: tal cosa (que no viene al caso describir) "no es moco de pavo". Y me di cuenta de lo poco agradable que sonaba esa expresión, el moco de un pavo. Me imaginé un pavo moqueando, con los mocos colgando, resfriado, un asco. Y no pude evitar consultar a San Google y la explicación me resultó una cagada. No tenía nada que ver con mocos sino con un apéndice carnoso eréctil y no se que más. ¿Más desagradable no había? Creo que no hay necesidad de asociar moco con carne eréctil, es demasiado. Del tema de conversar conmigo misma, o monologuear en voz alta lo que le diría a otra persona, hablaré más adelante si mi psiquis está de acuerdo.

1 comentario:

Fer dijo...

La verdad que es desagradable, no vas a querer hablar más con vos misma si seguís proponiendo esos temas.
Besos y buen jueves!