miércoles, 6 de agosto de 2008

la felicidad viene en frasco chico


No hay dudas, nace un sobrino y la felicidad desconcierta, no se sabe de dónde te sale tanto amor, todos sonríen, todos felices. Y él, pancho, ni idea de lo que generó a su alrededor. Y ahora tu hermana es una mamá, y tu mamá una abuela, todos portan orgullosos algún título nuevo. Y lo miran eternamente, mueve la manito, mueve el piecito, ¡bosteza!, increíble. Eso que estaba adentro de la panza de tu hermana ahora es un humanito de carne y hueso. Y llegó para darte la felicidad más linda que te imaginaste. ¡Felicitaciones Tía! Te acompaño profundamente en el sentimiento.

1 comentario:

Mechi dijo...

Son muy lindos los sobrinos y todo lo que generan!! Gracias Dan!
Besitos!!!