jueves, 19 de febrero de 2009

elena no


Este enano diabólico me atormentó una y otra vez durante mis vacaciones. Doy vueltas al asunto pero no logro entender a quién se le ocurrió ponerlo en la entrada de su casa. Pensándolo bien, así como me espantó a mí podría servir para espantar malhechores. Sobre todo porque esos ojos blancos parecían brillar de noche. Además, esa pose copada de enano de jardín llevando la macetita no se la cree nadie. Algunos pensarán que están a salvo porque el enano está encadenado a la pared. Qué quieren que les diga, para mi la cadenita es pura fantochada.

3 comentarios:

yalu dijo...

ese enano de verdad da miedo!!

Mechi dijo...

me hace acordar a la escena de la habitación del niño...mamita...me da mucho miedo el terror disfrazado de bueno, ya sea en un supuesto enano amigable que te lleva la maceta o en un tipo acostado cómodo abajo de una cama.

Mechi dijo...

por otro lado....un genio el autor intelectual de "elena no".